jueves, 27 de diciembre de 2018

Las cábalas más insólitas para empezar bien el Año Nuevo

hay una serie de cábalas y tradiciones que se realizan para arrancar 2019 sin malas vibras, para que nos vaya bien en el amor, la economía y la salud. Si lo que se busca es que la suerte esté de nuestro lado se pueden hacer los siguientes rituales:
- Para espantar las malas energías, hay que colgar una hoja de aloe vera en la entrada de su casa.
- Hacer ruido ahuyenta las malas vibras así que, a la hora de brindar, cantar fuerte, tocar la bocina o algún instrumento para liberarse de toda negatividad. El karaoke está permitido.
Tirar un vaso de agua, que es el símbolo de las lágrimas, desde la casa hacia afuera ayuda a eliminar las penas y servirá para limpiar la energía de la casa.
- Para limpiar la casa de las malas energías, barrer con una escoba desde la puerta hacia la calle.
No enojarse ni dormir antes de las doce, ya que esto puede cargar el nuevo año de sufrimientos y malos momentos.
Estrenar ropa ya que se supone que con ponerse aunque sea una prenda nueva en Año Nuevo se tendrá un año lleno de "estrenos".
Vestirse de blanco para recibir el año ayuda a alejar las enfermedades y para la salud también se puede usar ropa interior verde.
- Ponerse ropa interior amarilla atraerá la buena suerte y la alegría. Según algunas creencias, debe colocarse al revés antes de las doce y después, cuando se pueda, darla vuelta.
- A las doce se deben abrir todas las puertas de la casa para dejar ir al año viejo y entrar al nuevo.
Regalar figuras de elefantes, cerdos u ovejas traerá buena suerte y prosperidad económica.
No colgar un calendario del Nuevo Año hasta el primero de enero. Si ya se hizo, darlo vuelta mirando la pared. De lo contrario, traerá mala suerte.
Cábalas de Año Nuevo para el amor
- Se debe usar ropa íntima de color rojo ya que la pasión de este tono es la clave.
- Poner un anillo de oro adentro de la copa de champagne con la que se brindará a las doce. La copa se debe tomar con la mano derecha y el anillo solo se puede sacar una vez que se ha bebido todo el contenido.
- Para los que quieren casarse, hay que pararse y sentarse doce veces en una silla, una vez por cada campanada.
- Si el plan es encontrar el amor en 2019, se debe abrazar a una persona del sexo opuesto después de las doce.
- Para fortalecer una relación de pareja a la medianoche se debe intercambiar ropa entre los integrantes de la misma ya que se asegurarían estar unidos en el año.
Cábalas de Año Nuevo para atraer dinero
Poner un billete -mientras más alto el monto, mejor- en la planta del zapato del pie derecho o sostenerlo en la mano el último minuto del año es una apuesta a la prosperidad.
Comer una cucharada de lentejas. El rito original dice que debe ser un plato entero, pero con una cucharada basta ya que es un rito en favor de la prosperidad.
- A las doce hay que encender todas las luces de la casa para que el hogar atraiga abundancia y éxito todo el año.
- Poner en un monedero rojo 12 monedas doradas y tenerlo encima toda la noche para atraer el dinero.
- Rellenar un salero es símbolo de abundancia.
Cábalas de año nuevo para atraer buena suerte
Comer doce uvas (de una en una), una por cada campanada y se pide un deseo por cada una.
- Si lo que se desea es viajar, agarrar una valija o mochila y da una vuelta a la manzana o a la cuadra con ella encima o subirse a una silla con la valija.
- Subirse arriba de una silla o de una escalera a las doce hará que el año que viene vaya siempre en ascenso y hay que bajar de la silla con el pie derecho para reforzar la buena suerte.
- Encender una vela de color blanco y tratar de mantenerla encendida durante toda la noche del 31 es para la buena suerte.
Escribir en un papel las cosas malas presentes y, pasada la medianoche, quemarlo para que no se vuelvan a repetir.
- Adornar la casa con espigas, que son símbolo de buena fortuna y paz.
- Repetir en voz alta o mentalmente la frase "voy a ser feliz este año", justo a la medianoche.

jueves, 30 de agosto de 2018

MUERTES TRAGICAS : HOY CRISTINA ONASSIS

El 12 de octubre de 1988 Cristina Onassis emprendería un viaje cuyo destino final era la Argentina, pero antes de hacer las valijas y sin motivo aparente, la hija del magnate griego redactó de su puño y letra en Ginebra un nuevo testamento. Nombró a su hija Athina heredera universal e incluyó a su ex marido Thierry Rousell cuyo emporio familiar estaba al borde de la bancarrota, donde finalmente terminó los laboratorios medicinales fundados por su abuelo.


Nadie se explicaba el por qué de la decisión de aquel día, pero la vocera de entonces de la Fundación Onassis –Stephanie Hadjiltilis- admitió que el nuevo documento preparado de urgencia a pedido de Cristina fue guardado ese 12 de octubre en la caja de seguridad de la fundación creada por Aristóteles.
Quienes estuvieron en la Argentina investigando su muerte dijeron que su vida nunca fue igual después del traspié matrimonial y algunos otros momentos turbios vividos con un empleado ruso a quien conoció mientras estaba radicado en Londres y que terminó siendo un agente de la KGB. Y marido casual de la infortunada mujer.



Llamativo: antes de viajar a la Argentina, Cristina Onassis redactó un nuevo testamento y, ya en el país, llamó al Arzobispo de la Iglesia Griega para darle detalles acerca de su entierro, por si llegaba a morir prematuramente.


Los dos agentes de la INTERPOL -con sede en Atenas- que visitaron la Argentina en noviembre de 1988 fueron Nicolas Tasssiopoulous y Iacopulus Satirios. Vinieron con la misión de recolectar toda la información disponible acerca de la muerte de la heredera de Aristóteles.


Les llamaba la atención que en nuestro país nadie se preocupara (por lo menos nadie en la Justicia ni en los órganos oficiales de seguridad) por el hecho de que dos médicos que vieron el cadáver –Arturo Granadillo Fuentes y Horacio Pueyrredón- se negaran a firmar el cerificado de defunción sin constatar previamente las causas del fallecimiento.


Además el cuerpo fue trasladado en una ambulancia de Unidad Coronaria a la Clínica del Sol, donde fue colocado en una habitación y no en la morgue, como correspondía. Pasar el cadáver de una juridicción de Provincia de Buenos Aires a Capital Federal sin orden del Juzgado es un delito que los jueces que tomaron intervención dijeron en su momento la frase clave para ocultar los hechos: “Investigaremos hasta las últimas consecuencias”.


Volviendo a la dudosa relación de Cristina con el ruso Serguei Kausov, el informe confidencial al que tuvo acceso minutouno.com menciona un comportamiento extraño de diversos delegados permanentes de la entonces Rusia soviética en la Argentina alrededor de la llegada al país de Cristina Onassis.



Una hipótesis indica que la sirvienta de Cristina Onassis le llevó la pócima fatal o la aguja con el contenido que le provocó un paro cardíaco casi instantáneo.    


Dice el dossier: (...) el agregado consular Iouri Krasnov supervisó el ingreso a la Argentina de un número no determinado de agentes soviéticos que (...) se dispusieron en las residencias de los secretarios del Embajador... y la zona en que el informe se atreve a señalar la sospechosa incursión de los soviéticos en Buenos Aires el redactor sostiene: “entre este grupo están los sospechosos de hacer el acercamiento a Eleni Syrros en la hipótesis de que se supervisó que la sirvienta de Cristina Onassis fuera la encargada de llevar la pócima fatal o la aguja con el contenido no determinado cuya aplicación produce la muerte casi instantánea por paro cardíaco...”.


Intereses petroleros que pudieran afectar a la entonces Rusia de los soviets se podrían perjudicar –dice el hallazgo documental de minutouno.com si Cristina Onassis hubiera decidido manejar su imperio desde Buenos Aires. Son hipótesis, conjeturas que una vez caído el Muro de Berlín jamás se podrán despejar, pero escritas por oficiales de inteligencia del gobierno de Raúl Alfonsín en marzo de 1989.

El arzobispo ortodoxo de la Iglesia Griega Gennadios Chrysoolakis recibió horas antes del fallecimiento de la hija de Ari una llamada de la infortunada mujer quien le encomendó –por las dudas- los detalles que quería en su entierro en caso de morir prematuramente.


“Yo era su confesor, éramos muy amigos y los detalles no son para hacerlos públicos”, dijo en su momento el religioso sin negar que dicha comunicación existiera realmente.



Se supone que, si la hija de Aristóteles Onassis decidía manejar su imperio desde Buenos Aires, se verían afectados importantes intereses petroleros.    


La joven periodista de la revista Gente, Marcela Tauro, fue la última en entrevistarla antes de su fallecimiento. Cristina le dijo: “Vine (a la Argentina) porque en Ginebra estaba deprimida. Me sentía mal, sola, triste. No soportaba el frío, la lluvia, quería estar un poco con mi familia postiza (así llamaba a los Dodero).


Una mujer cuya fortuna rondaba los 2 mil millones de dólares yacía muerta en una bañera del Tortuguitas Country Club. Un misterio pronto olvidado como otros tantos en la Argenina que hoy cobra nuevas dimensiones merced al informe exclusivo obtenido por minutouno.com. Y otra muerte que no fue tan casual como se quiso hacer creer en su momento adquiere a partir de ahora una nueva explicación que no es la historia oficial escrita hasta el presente.

martes, 28 de agosto de 2018

MUERTES TRAGICAS : HOY NONO PUGLIESE


 http://3.bp.blogspot.com/-AJMRn1Nf5WA/TeKYP0urNVI/AAAAAAAAAeg/HZme_mjZgSY/s1600/nono.jpg

En julio de 1993, Alberto “Nono” Pugliese murió tras haber intentado sortear al fotógrafo de una revista, a la salida de un restaurante del barrio de Palermo. Para evitar las fotos con su nueva novia (hacía seis meses que se había separado de la modelo Claudia Sánchez), el publicista había intentado escapar por la terraza.

 Claudia Sánchez y el ¨Nono¨ Pugliese fueron por años sinónimo del glamour nacional. Eran la cara, y cuerpos de una marca de cigarrillos que los hizo recorrer el mundo y visitar los lugares mas lujosos del mundo, las ciudades mas exóticas y los paisajes mas paradisíacos. Con el paso del tiempo se convirtieron en importantes empresarios pero la vida los llevó a separarse. El Nono reconstruyó su vida y el 09 de julio de 1993 se encontraba cenando con su nueva pareja en un restaurant del barrio de Palermo. Cuentan que un fotógrafo se acercó hasta allí buscando famosos, que solían concurrir pero se encontró solo con el ex-modelo y empresario. Se fue buscando otro objetivo pero, aparentemente al no lograrlo, decidió regresar. Al verlo el Nono le pidió al encargado del local que acompañe a su pareja hasta el auto que él intentaría no ser fotografiado saliendo por los fondos del local. Luego de esto vienen las dudas y muchas preguntas, la realidad es que el empresario habría intentado escapar por los techos de la vecindad y al pisar la chapa de un taller mecánico cayó y encontró la muerte esa madrugada en un centro asistencial. Fractura de tórax, cráneo y lesiones varias lo llevaron a la muerte. Mucho se dijo en ese momento acerca de el porqué de la huída, se especuló con otras relaciones del ex-modelo y un divorcio millonario, pero sin dudas el comentario más ¨complicado¨ habría venido de un famoso periodista de TV y gráfica quién consultado sobre el suceso habría expresado: "Si yo me entero que cuando mando un fotógrafo pide permiso, lo echo. Primero sacá la foto, después pedí permiso, le digo. Este negocio no es un té de señoritas".

 http://3.bp.blogspot.com/-AJMRn1Nf5WA/TeKYP0urNVI/AAAAAAAAAeg/HZme_mjZgSY/s1600/nono.jpg

domingo, 26 de agosto de 2018

MUERTES TRAGICAS : HOY GIANNI LUNADEI


Se suicidó el actor Gianni Lunadei tras una crisis depresiva

 
Ayer, minutos después de las 16.30, se quitó la vida el actor Gianni Lunadei, que tenía 60 años.
Según fuentes policiales, el artista se disparó en la cabeza con un revólver calibre 32. Su actual pareja, la actriz Perla Caron, lo encontró tirado en el sillón del departamento que compartían, situado en Congreso 3618.
Anoche, sus restos eran velados en Congreso 5264. Sus restos serán sepultados hoy en el panteón que la Asociación Argentina de Actores posee en el cementerio de la Chacarita.

Una importante trayectoria

Como un contraste, su cara y su nombre estuvieron siempre ligados a la comedia. Pero en teatro, en cine y en TV, donde desempolvó personajes que recorrieron desde el "Arlequino", de Goldoni, hasta su inolvidable De la Nata, de "Mesa de Noticias", Gianni Lunadei vistió todos los trajes posibles.
Había llegado a Buenos Aires en 1950, escapándole al temor de una tercera guerra. Lunadei había nacido en Roma, el 1º de mayo de 1938, y después de vivir allí la Segunda Guerra, sus padres decidieron probar suerte en la Argentina. "Allí terminó una odisea y comenzó otra", resumió alguna vez.
En esa odisea él mismo inscribió su ingreso al teatro. Es que, como comentó alguna vez, él estaba preparado para ser espectador: de su Italia trajo los recuerdos del teatro de La Opera y el deslumbramiento por esas manifestaciones escénicas. Quizá por eso, en 1954 y después de acompañar a un amigo al Teatro Experimental de Morón, se inscribió en la Escuela de Arte Dramático.
Evidentemente, fue la decisión acertada para iniciar su camino. Al poco tiempo debutó con la pieza de Arthur Miller "Todos eran mis hijos", en ese mismo teatro adonde acompañó a su amigo. Y más allá del rótulo de comediante, ese actor flaco y de figura larga trabajó primero -y durante muchos años- en todos los teatros independientes, con obras como "La sombra de un republicano", de Sean O´ Casey, o "Platonof", de Chejov. En esa lista también figuran varios dramas de Shakespeare, y "Marat Sade", de Peter Weis. Durante 11 años, fue parte de la Comedia Nacional y luego, durante seis años, del Teatro General San Martín.
Su encasillamiento, según él mismo se ocupó de consignar, llegó en 1974, con "Arlequino", por el que se llevó los premios Moliére y Estrella de Mar. "A partir de ahí no me ofrecieron nada que no fuera comedia", explicó. Con esa obra llegó también su desembarco en la TV, de la mano de ciclos como "Matrimonios y algo más", "Mesa de noticias y "Los hijos de López", entre otros. Y al mismo tiempo, su participación en películas como "Juan que reía", "Plata dulce" y "Las puertitas del señor López", entre otras.
El año último, Lunadei integró el elenco de "Archivo negro", el programa que se emitió por Canal 13 y por el que fue nominado para los Martín Fierro. Ese, y su papel en "DibuII", que se estrena el próximo 2 de julio, fueron los últimos personajes que transitó.

viernes, 24 de agosto de 2018

MUERTES TREGICAS . HOY JUAN CASTRO



Así fueron las últimas y desesperantes horas de Juan Castro antes de su trágico final

Pese a que su familia debió salir a desmentir esta semana versiones infundadas sobre la muerte del periodista, la Justicia comprobó que el conductor de "Kaos en la ciudad" había sido dejado solo por los expertos que debían cuidarlo en pleno tratamiento por su adicción a las drogas

No era la primera vez. En otras ocasiones había sentido que tenía ratas que caminaban dentro de su estómago o piojos que le invadían todo el cuerpo y no lo dejaban en paz. Necesitaba terminar con eso como fuera. Las alucinaciones, producto de su extendida adicción a los estupefacientes, se repetían y, pese a sus esfuerzos por querer estar mejor, las internaciones y los tratamientos, esa tarde lo habían dejado solo.
(Foto: Revista Viva)
(Foto: Revista Viva)
Las reconstrucciones de los medios de aquella época aseguran que antes de caer por el balcón de su departamento del barrio porteño de Palermo, Juan Castro había hablado por teléfono, que gritó un par de veces "¡Me quieren hacer daño!", que durante la tarde había estado trabajando en la producción de su programa, y que estaba muy entusiasmado con su futuro. El periodista murió el 5 de marzo de 2004, a los 33 años, después de estar internado durante tres días en estado grave.
Entre el suceso laboral por el éxito de su programa Kaos en la ciudad y los problemas personales, el año anterior no había sido fácil para el conductor, que siempre se caracterizó por un estilo audaz y transgresor. En julio de 2003 Castro fue internado dos semanas en el sanatorio Otamendi y desde su entorno de trabajo se informó oficialmente que se debió "a un pico de estrés". Pero lo cierto fue que el periodista estaba atravesando una grave crisis como consecuencia de su adicción a la cocaína, que lo llevó a comenzar un tratamiento que incluyó el paso por una clínica psiquiátrica. De hecho, cuando pudo volver a trabajar, él mismo lo contó ante las cámaras de Canal 13.
Estuve dando un par de vueltas por el infierno y pensaba que podía salir de ahí cuando quería. Me descubrí envuelto nuevamente en llamas
"Yo no me voy a hacer el boludo, pero tampoco me voy a meter en la boca del lobo", fue el comienzo de una larga explicación que dio a los televidentes con la finalidad de explicar su problema. "Evidentemente mi apasionamiento por mi trabajo no es el único problema que tengo. Estuve dando un par de vueltas por el infierno y pensaba que podía salir de ahí cuando quería. Sin embargo, muchas veces me descubrí a mí mismo envuelto nuevamente en llamas. Ahora estoy de vuelta, de pie, y con ayuda de mis amigos y seres queridos podré seguir haciendo el programa hasta fin de año. Espero recuperarme, es un bueno momento para reordenar algunas cosas en mi vida porque soy de los que piensan que no hay casualidades".
(Foto: Revista Pronto)
(Foto: Revista Pronto)
 
Más tarde, en una entrevista con el diario La Nación reflexionó sobre aquel relato que hizo público en su exitoso ciclo televisivo. "Si hago un programa periodístico social y me encuentro con historias que tienen que ver con marginación -por sexualidad, por clase social, por elecciones- o con gente que tiene problemas con las sustancias, me parece muy careta no hablar", reflexionó Juan. Y agregó: "Por qué no contarlo en un país en el que la gente está acostumbrada a que los temas de adicción son eternos, o generan el morbo de ver cómo está Charly, cómo está Maradona. Muchos amigos, después de esto, me dijeron: 'No conviertas batallas que no son tuyas en propias'. Es que mucha gente malinterpretó lo que dije, creyendo que yo había dicho que me había curado. No estoy tampoco del lado de los que dicen si sos un adicto, sos un adicto toda tu vida. Todavía no hubo caída, y espero que no la haya. Pero es una pelea diaria".
Su último año de vida lo encontraría lleno de proyectos laborales, en pareja con Luis Pavesio y con planes de todo tipo
En febrero de 2004 Castro fue encontrado de casualidad a la salida del sanatorio en el que el año anterior había estado internado. Según declaró entonces, había ido a hacerse chequeos de rutina porque durante ese año realizaría varios viajes. La explicación no convenció a los cronistas que lo encontraron en el lugar. Fue por esos días que trascendió que el creador de Zoo continuaba bajo tratamiento psiquiátrico y con acompañantes terapéuticos para combatir su adicción mientras su ritmo de trabajo se acrecentaba.
Pese a todo, su último año de vida lo encontraría lleno de proyectos laborales, en pareja con Luis Pavesio y con planes de todo tipo, en una carrera exigente en pleno ascenso. De hecho, tenía previsto viajar a Colombia, Haití, Brasil y Oriente Medio para producir contenido para su programa.
La última imagen de Juan Castro y Luis Pavesio, juntos (Foto: Revista Gente)
La última imagen de Juan Castro y Luis Pavesio, juntos (Foto: Revista Gente)
Pavesio fue el primero en llegar al Hospital Fernández, apenas supo que Juan estaba internado allí (Foto: Revista Gente)
Pavesio fue el primero en llegar al Hospital Fernández, apenas supo que Juan estaba internado allí (Foto: Revista Gente)
La noche anterior a su muerte había estado grabando un nuevo segmento para Kaos que se llamaba Sonámbulos. Consistía en una recorrida por la ciudad que el propio Castro hacía con un camarógrafo para captar historias nocturnas, con el estilo que lo distinguía. Se subió a un colectivo, recorrió lugares sórdidos, habló con distintos personajes de la noche.
En una entrevista con la revista Paparazzi del 9 de marzo de 2004, el mediático Jacobo Winograd relató que el periodista lo encontró por entonces en un conocido bar de la avenida Santa Fe y lo entrevistó durante 45 minutos. "Jodimos, nos hicimos chistes y también hablamos en serio", señaló Winograd, y relató: "Lo vi muy bien, lúcido, afeitado, de buen semblante, alegre, vestido de primera".
Al día siguiente, el periodista fue a trabajar a la productora Endemol, donde además de cumplir sus funciones como cara de su programa y productor se desempeñaba como director artístico. Estuvo hasta la tarde y, según reconstruyó la revista Gente en su edición del 9 de marzo de 2004, cerca de las 17.45 salió caminando hacia su casa, a pocas cuadras de la productora.
Las horas posteriores permanecen, todavía, envueltas de misterio. Según reconstruyeron algunas crónicas de la época, Castro llegó a su domicilio, entró en crisis, rompió algunas de sus pertenencias, gritó y terminó arrojándose desde el primer piso por el balcón al patio interno de su edificio.
El balcón de la tragedia (Foto: Revista Paparazzi)
El balcón de la tragedia (Foto: Revista Paparazzi)
"Cayó sin reflejos, ni siquiera atinó a colocar sus brazos para amortizar el golpe. Faltaban algunos minutos para las 19 horas. Su cabeza impactó directamente contra la vereda de baldosas de piedra lavada, provocándole un edema cerebral. Y su pierna izquierda sufrió dos fracturas expuestas: una justo encima de la rodilla y la otra a la altura del tobillo. Un vecino alertó a la policía. El cabo 1º José Zayas –que monta guardia en la esquina de El Salvador y Gurruchaga– fue el primero en llegar a socorrerlo. Lo descubrió inconsciente, descalzo, con su torso desnudo y bañado en sangre. No tenía ningún teléfono en sus manos. Estaba desfigurado pero aún se mantenía con vida", reconstruyó la revista Gente en su edición del 9 de marzo de 2004.
¿Por qué el periodista, que debía seguir bajo supervisión psiquiátrica, se encontraba solo en aquel momento?
Tras esa trágica muerte se abrió una causa para investigar lo ocurrido. La pregunta no se hizo esperar: ¿por qué el periodista, que debía seguir bajo supervisión psiquiátrica, se encontraba solo en aquel momento?
Las versiones, las contradicciones y las polémicas de todo tipo se multiplicaron por aquel entonces en los medios ante la conmoción que produjo su fallecimiento. La propia familia de Castro, tal como ocurrió esta semana con las infundadas versiones que circularon, tuvo que salir a pedir que se dejara de especular con lo que había sucedido.
Fue recién en 2008 que un informe elaborado por peritos oficiales y de parte entregado a la jueza de instrucción Susana Castañera, quien tenía a su cargo una causa por presunto "abandono de persona seguido de muerte" contra los médicos y allegados que habían asistido a Castro, pudo reconstruir parte de lo que podría haber pasado durante las últimas horas del conductor.
Según detalló el diario La Nación en su edición del 27 de octubre de 2008, el estudio, de 112 páginas, aseguró que Castro padeció un "episodio de delirium fatal" que "terminó con su vida".
El cuerpo de Castro es trasladado a la morgue judicial (Foto: Revista Gente)
El cuerpo de Castro es trasladado a la morgue judicial (Foto: Revista Gente)
"El dictamen forense diagnostica como delirium fatal por cocaína, el cual desencadena la muerte por sí mismo por su propia fisiopatología (…). El Delirio agitado o 'fatal excited delirium' aparece en adictos de larga data pocas horas después de la última toma, caracterizándose por un cuadro psicótico agudo con euforia, confusión, agitación, pensamiento delirante con ideas paranoides y alucinaciones, presentando una actividad física fuera de lo normal con exteriorización de fuerza inusual, y desarrollando una conducta agresiva y bizarra que pone en peligro su vida y la de terceros", agrega el escrito.
Los expertos no descartaron que Castro hubiese saltado del balcón, quizá creyendo que se arrojaba a una pileta
Según el documento de los expertos, las víctimas de esas alucinaciones "pueden presentar hipertermia (de más de 40 grados de temperatura corporal)" por lo que resulta necesario producir un descenso en su temperatura. Es por esto que, según detalla el texto, "los pacientes salen a la vía pública en el contexto de la confusión, o realizan una inmersión en agua fría, siendo posible encontrarlos muertos en dichas condiciones dentro del baño".
Los expertos no descartaron entonces que Castro hubiese saltado del balcón intentando justamente sentir que iba a bajar la temperatura de su cuerpo o quizá creyendo que se arrojaba a una pileta.
En 2010 el abogado de la familia de Castro, el fallecido Pablo Jacoby, explicó que tras un largo proceso quedaron cerradas las instancias judiciales. Seis médicos que lo habían tratado en distintos momentos y habían sido imputados por la muerte de Castro, acusados de "homicidio culposo" (es decir, no intencional), llegaron a un acuerdo judicial que combinó una probation con una reparación económica a la familia. De ese modo, los médicos Rubén Lescano, Carlos González, Diana Musache, Alejandra Abbene y Gabriel Handlarz, además del supervisor de la prepaga Medicus, Alexis Mussa, evitaron llegar a juicio oral.
El multitudinario funeral de Juan Castro (Foto: Revista Paparazzi)
El multitudinario funeral de Juan Castro (Foto: Revista Paparazzi)
"Para la familia y para mí esta causa es muy importante porque quedó claro, por primera vez en la historia jurídica argentina, que cuando un médico psiquiatra está en la disyuntiva de internar a una persona en la mitad de un tratamiento por consumo de estupefacientes también debe comunicarlo a la justicia civil. A partir de ahora, los especialistas actúan con mucha más prudencia", resaltó Jacoby en una entrevista con Radio Continental el 24 de abril de 2010.
Siete años después, los hermanos de Castro –su gemelo Mariano y el mayor, Hugo– tuvieron que volver a explicar que lo que ocurrió con Juan fue consecuencia de la falta de cuidados de los profesionales que debían asistirlo y aclarar nuevamente, para que no quede lugar a dudas.
Juan y su hermano gemelo, Mariano Castro
Juan y su hermano gemelo, Mariano Castro
Ir abajo Ir arriba

[PR] 求む!タイピング初心者